info@fpfe.org

tel. +34 91 591 34 49

«Si la salud sexual y reproductiva está en los escenarios internacionales, estará en los nacionales»

Posteado en May 31, 2019

La FPFE ha reunido a organizaciones sociales de varios países y responsables ministeriales para analizar la cooperación internacional para el desarrollo. 

Analizar buenas prácticas, compartir retos y recomendaciones sobre el papel y abordaje de la salud sexual y reproductiva en la cooperación internacional para el desarrollo, y alertar sobre las amenazas que están sufriendo los derechos sexuales y reproductivos en los escenarios internacionales donde se deciden políticas para el desarrollo eran los principales objetivos de este encuentro liderado por la FPFE, que ha contado con el apoyo de la Secretaría General de Cooperación Internacional para el Desarrollo y América Latina y el Caribe del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, y de la red europea Countdown2030,

Estelle Wagner, una de las responsables de incidencia política en la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF); María Grazia Panunzi, de la organización italiana Aidos que trabaja en diversos países de África y en campos de refugiadxs de Jordania; Gioconda Diéguez, coordinadora de programas de Alianza por la Solidaridad en Bolivia; María Salvador de Alianza por la Solidaridad; Merche Ruíz Giménez, presidenta de la Asociación de Investigación y Especialización sobre Temas Iberoamericanos (AIETI); Nava San Miguel, experta en género y desarrollo de la Secretaría General de Cooperación Internacional para el Desarrollo del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, y Miguel Casado,  jefe del área de Salud de esta misma Secretaría General, han sido los principales ponentes en la jornada, en la que se ha proyectado el documental «Against All Odds», un proyecto de Aidos contra la mutilación genital femenina que ha sido ganador del Festival de Cine y Televisión Panafricano realizado en Burkina Faso.

Estelle Wagner ha resaltado la importancia del momento político: se unen el 25 aniversario de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo -ICPD  y los primeros años de aplicación de  la agenda 2030, el marco que los Estados miembros de Naciones Unidas se han dado para lograr el desarrollo sostenible y el fin de la pobreza en el año 2030. «Por ello es un momento crucial para actuar». Ha alertado sobre la importancia de combatir los discursos del odio que se hacen cada vez más visibles, y sobre el veto que algunos gobiernos y movimientos coercitivos están ejerciendo en escenarios internacionales y nacionales sobre términos como «salud sexual y reproductiva», «género» o «violencia sexual«,  que, como ha recordado Estelle Wagner, «han estado incluidos en los acuerdos durante años». Además, ha recalcado que la inversión a largo plazo en educación sexual es una recomendación crucial que hay que hacer en todos los espacios si se quiere que todas las mujeres y niñas puedan ejercer sus derechos.

Nava San Miguel coincide en que no se pueden ignorar las amenazas que existen contra los derechos sexuales y reproductivos en este momento, y ha incidido en que «sin derechos sexuales y reproductivos no se puede hablar de igualdad de género«. Ha recordado que a pesar de los enormes recortes sufridos en los últimos año se han podido mantener estos derechos en los planes de la cooperación española, y que «en el último año se han reforzado». En su opinión, además de los presupuestos es muy importante el trabajo para que los derechos sexuales y reproductivos sigan manteniéndose como política en los planes de desarrollo y en los escenarios políticos internacionales.

Para Gioconda Diéguez «la educación sexual integral y el principio de laicidad en las políticas son fundamentales para avanzar en los derechos sexuales y reproductivos» y combatir las amenazas que se ciernen sobre ellos. En su intervención, ha explicado la importancia de contar en América Latina con el  Consenso de Montevideo, crucial acuerdo y el más progresista para los derechos sexuales y reproductivos en esa región, y ha compartido Mira que te miro, herramienta de monitoreo social del cumplimiento de los compromisos firmados en dicho acuerdo. Gioconda Diéguez ha recordado la lucha de las mujeres en Argentina para que el aborto sea legal ya.

María Grazia Panunzi ha hecho énfasis en cómo el trabajo de cooperación sobre salud sexual y reproductiva debe apoyarse en las experiencias locales, en la escucha de las personas de las comunidades y en el respeto a las mujeres, ya que «en África hay movimientos fuertes de mujeres que luchan por sus derechos y que están logrando que se plasmen en leyes nacionales». Grazia Panunzi ha resaltado también la importancia de la dimensión cultural en la cooperación, especialmente la gestión de las barreras y los conflictos que puede generar la promoción de los derechos de la mujer.

El trabajo para abordar las barreras culturales ha sido también señalado por María Salvador, quien ha manifestado que éste tiene que estar acompañado de la aplicación efectiva de normativas. Por su parte, Merche Ruíz Jiménez ha reafirmado la necesidad de «trabajar desde las comunidades» y de tener en cuenta que al final las intenciones políticas se tienen que plasmar en los presupuestos. Miguel Casado, responsable ministerial, ha valorado como fundamental el papel que cumplen en la cooperación española las organizaciones sociales como expertas e impulsoras de políticas, ha compartido los datos sobre las acciones en salud sexual y reproductiva de los últimos años y ha reflexionado sobre la opinión de algunas de las personas asistentes, para quienes la opinión pública en España no sabe qué es la cooperación internacional para el desarrollo. Casado cree que hay que cambiar la estrategia de cooperación internacional: «tenemos que contar a las y los ciudadanos lo que hacemos y lo que se consigue».

Las compañeras de Ameco Press han publicado una crónica sobre la jornada que puede leerse aquí: http://amecopress.net/spip.php?article19537

 

 

 

 

Enhanced by true google 404 wordpress plugin